Alemania necesita gas sea como sea y casi a cualquier precio. Por eso, no deja de buscar alternativas. Construcción de regasificadoras y nuevos gaseoductos como el Midcat que lo lleven hasta allí, pero ¿es una solución temporal o permanente?

Midcat: ¿solución temporal o permanente para Alemania?

Midcat: ¿solución temporal o permanente para Alemania? – La hora de La1 (22 de agoto de 2022).

El grifo del gas se está cerrando. Cada día un poco más. Siempre hay alguna excusa para que el suministro se vaya reduciendo. Está en mínimos y bajando. Por eso, toda Europa está buscando soluciones y alternativas. Sobre todo, Alemania y hay una que afecta de forma especial a España. Apuestan por terminar de construir el gaseoducto Midcat que uniría a la península ibérica con el resto del continente. Sin embargo, Francia no lo ve nada claro y no solo por la gran cantidad de dinero que supondría la infraestructura. También porque en su opinión no solucionaría el problema en un plazo de tiempo razonable como para dar respuesta a la actual crisis energética. La clave es que no estaría construido para este invierno que es cuando realmente haría falta. Serían necesarios varios años y miles de millones de euros para ponerlo en marcha.

La solución más acertada para Alemania pasa porque construyan sus propias regasificadoras que tendrían un coste similar al del gaseoducto Midcat y, además, se tardarían en construir más o menos el mismo tiempo.

gas a Alemania

Midcat: ¿solución temporal o permanente para Alemania? – La hora de La1 (22 de agoto de 2022).

Desde Francia se cifra la inversión en más de 3.000 millones de euros y esa es solo su parte. Habría que sumar también la de España. Por este motivo, se considera más rápido, efectivo y, sobre todo, barato construir más centrales de regasificación en el Norte y en el este de Europa. Fundamentalmente en Alemania para que puedan recibir el gas licuado directamente en sus puertos desde los países productores. Todo con el objetivo de reducir las importaciones desde Rusia. Así, las inversiones serían menores y los plazos de ejecución más cortos. Planteamiento que para Jorge Morales de Labra tiene toda la lógica. Los gaseoductos se construyen para conectar los puntos de consumo con los de producción. En el caso concreto de España hay uno con Argelia porque conecta los pozos de este país con los hogares e industrias de los españoles.

En estos momentos, Alemania ya tiene dos estaciones de regasificación en fase previa a su ejecución. Tampoco estarían listas para este invierno, pero sí para el del año que viene.

Ese es el sentido que tienen. Sin embargo, la finalización del Midcat que se plantea para unir España con Europa a través de Francia no conecta a ningún punto de producción. Aquí no hay grandes yacimientos ni nada parecido. Todo lo contrario. De lo que se trata es de aprovechar el alto número de estaciones de regasificación de la península para luego mandarlo a Alemania por el gaseoducto. Lógicamente la solución más sencilla es poner estas instalaciones en sus puertos y eso ya lo están haciendo también porque en estos momentos no tienen ninguna. Mucho más sencillo y efectivo llevar los barcos directamente hasta allí. Por tanto, lo que buscan es una doble seguridad para que no les vuelva a pasar lo mismo en el futuro. Ahora tratan de diversificar, pero con el riesgo de que el gaseoducto quede en poco tiempo infrautilizado.

solucion gas Europa

Midcat: ¿solución temporal o permanente para Alemania? – La hora de La1 (22 de agoto de 2022).

La finalización de la construcción del Midact solo tendría sentido si Argelia multiplicara sus exportaciones de gas a España para luego distribuirlo al resto de Europa. En caso contrario se estaría pagando más de lo necesario.

Solo hay que fijarse en un detalle para darse cuenta de que en caso contrario el coste sería doble. Es decir, ya no solo se trataría de los 3.000 millones de euros que ha presupuestado Francia para el gaseoducto, sino que además hay que tener en cuenta que el gas licuado que llega en barco es más caro que el que viene desde Argelia. Otra cosa sería si este país del Norte de África fuera a multiplicar por dos o por tres sus exportaciones a España. Así, se podría dar respuesta a la demanda del mercado europeo de forma más eficiente, pero no es el caso. La relación entre ambos países está tensa desde hace ya un tiempo y no van a enviar más cantidad. Por eso no sería tan rentable. Al coste del gas que es más caro habría que sumarle el del paso por el gaseoducto. Ineficiente.