2023 será el año con mayores emisiones de CO2 de la historia y el 60% se producen en los núcleos urbanos donde se concentra el 70% de la población mundial. Así lo refleja la curva de Keeling y es el motivo por el que son necesarias ciudades más sostenibles.

La curva de Keeling y ciudades sostenibles

La curva de Keeling y ciudades sostenibles – La Sexta Noticias (5 de diciembre de 2023).

La coronación de Carlos III de Inglaterra; el regreso a la luna desde la India con Chandrayaan-3 y la vuelta a la Tierra de la sonda espacial Osiris- REx; el comienzo de una nueva guerra en Oriente Próximo y el estancamiento en la de Ucrania; Hollywood paralizado por huelgas; Brasil vuelve a recibir a Lula o la llegada de Milei a Argentina; los terremotos de Turquía y Siria… 2023 será recordado por muchas cosas, pero solo una tendrá consecuencias irreversibles para siempre. ¡Año récord de emisiones de CO2 a la atmósfera y se empieza a acabar el tiempo! Y no es que sea algo malo… Sencillamente no podía ser peor. En total más de 36.000 millones de toneladas y el problema es que cualquiera se pierde con cifras con tantos ceros. Uno de los mejores reflejos de su importancia se encuentra en la curva de Keeling.

Para medir el dióxido de carbono atmosférico se analiza muestras de aire de una red de 100 observatorios en todo el mundo y la estación más antigua es la que se ubica en el volcán Mauna Loa en Hawái.

La curva de Keeling y ciudades sostenibles - La Sexta Noticias (5 de diciembre de 2023).

La curva de Keeling y ciudades sostenibles – La Sexta Noticias (5 de diciembre de 2023).

Allí a más de 3.000 metros de altitud y con vistas al Pacífico, se empezaron a tomar registros en 1958 y desde entonces cada año han sido mayores que el anterior. Todo sin excepción. Siempre en ascenso. Casi exponencial y lo peor es que sigue creciendo si no se toman medidas. Sin duda, algo que está muy relacionado con el uso de combustibles fósiles porque los gases de efecto invernadero se generan al quemarlo en las industrias, en los coches y aviones y, por supuesto, en las calefacciones. Sin embargo, no son las únicas causas. Por ejemplo, si el uso del suelo se modifica, por ejemplo, de bosque a agrícola al quemarlo también se emite CO2… al igual que con los incendios y no hay lugar en el que haya mayor alteración del terreno que en las ciudades.

En los grandes núcleos urbanos se concentra el 70% de la población y es donde se producen más del 60% de los gases de efecto invernadero. Por tanto, el papel de las ciudades en el cambio climático es fundamental.

curva de keeling

La buena noticia es que en estas ciudades tan contaminantes también puede estar parte de la solución al problema. El primer lugar aumentando la cobertura verde. Esto no quiere solo decir que tiene que haber más árboles sino también que esté mejor repartidos. De nada sirve que estén concentrados en una sola parte de la ciudad mientras que en otras todo es asfalto. El efecto isla de calor que muchos ya han sufrido. Además, pueden tener serias consecuencias para la salud. Incluyendo cardiovasculares y mentales, que, por cierto, mejoran significativamente en cuanto hay espacios verdes a menos de 300 metros de casa o del trabajo. Además, precisamente para ir a trabajar, la recomendación es dejar el coche aparcado siempre que se pueda usar el transporte público, y mejor todavía, andar o ir en bicicleta. Bueno por partida doble, para la salud y, por supuesto para el medioambiente.

Otro paso mas para contaminar menos y vivir mejor es acabar con las islas de pobreza. El calor no impacta a todos por igual. Los barrios más pobres son también los que habitualmente tienen peores infraestructuras.